Pecci: ¿Quieres un Premio Nobel en tu pequeña empresa?

Pecci: ¿Quieres un Premio Nobel en tu pequeña empresa?
1 marzo, 2018 Fran

La maravillosa oportunidad del talento en las nuevas pequeñas y muy especiales empresas españolas.

¿Qué pasa cuando algo aburre? Que pierde fuerza y decae su interés por ella.

¿Eso significa que no es importante? No. Lo es. Extremadamente importante. Estamos asistiendo a un fenómeno muy interesante y novedoso: los mejores ya no priorizan trabajar en multinacionales, se fijan en los proyectos que se les ofrecen, qué relación se establece con ellos desde la empresa, con qué personas y equipos va a trabajar y si los valores de la empresa encajan con los suyos (compromiso social, flexibilidad, exigencia con la excelencia, innovación constante, conocimiento colaborativo, confianza y crecimiento).

Pecci pequeñas empresas

 

Una Pecci paga mejor a un millenial que una multinacional.

Por ello, no es ningún descubrimiento, pero una Pecci paga mejor a un millenial que una multinacional. En todos los sentidos: económicos y no dinerarios. Una Pecci necesita el mejor talento (excelentes currículos y trayectorias profesionales, idiomas, competencias, carácter, etc.), y ahora este talento quiere casarse con estas pequeñas empresas.

¿Cómo se materializan estas bodas profesionales? Alineando intereses de forma rápida, coherente, transparente y compartida. No hace falta darle muchas vueltas: “me gustas, te gusto, lo que me ofreces me encaja…, pues adelante”

Recuerda: Alinea intereses en esto cuarto bloques de valor:

  1. Rapidez:  El talento es muy intuitivo. Pone sus intereses encima de la mesa y la Pecci ve si esa partida la puede jugar. La decisión no se hace esperar mucho. Sí o no.
  2. Coherencia: Nadie engaña. Se aceptan los errores, pero se penaliza de forma automática con la salida de la Pecci la incoherencia y la falta de compromiso. Una Pecci va demasiado deprisa para aceptar lastre en su mochila.
  3. Transparencia: Lo que hay que decir se dice. Pero nunca para hacer daño a la persona. El respeto es un principio básico.
  4. Colaboración: El conocimiento, las experiencias, las ideas, se comparten. Se rompen jerarquías en los canales de conocimiento y comunicación. El que quiere saber accede al conocimiento, el que quiere aportan, accede a la comunicación. Sea quién sea, esté dónde esté, sea la hora que sea.

La pasión por el talento es una disciplina que ahora no está limitada por el tamaño de la empresa, las Pecci pueden acceder a Premio Nobel con la misma facilidad y riesgo que a valiosos incompetentes y competentes boicoteadores de las empresas.

Es nuestro momento: no desaprovechemos el regalo de esta maravillosa oportunidad. Nos han abierto una ventana que no debemos dejar cerrar.

Un saludo.

Watch&Act

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*