La tecnología ha cambiado nuestra manera de disfrutar de las vacaciones

La tecnología ha cambiado nuestra manera de disfrutar de las vacaciones
19 abril, 2018 Fran

Esta semana santa reflexionaba junto a mi padre (caña en mano y mar a la vista para darle más profundidad a nuestro análisis) las diferencias entre sus vacaciones (las de hace 30 años) y las mías de ahora, sin duda la tecnología ha cambiado nuestra forma de disfrutar las vacaciones.

tecnología vacaciones

Mi padre: -¡Estáis todo el día enganchados a esos cacharros!

Yo: -Pues sí padre -nunca le llamo así, pero le da rigor al artículo- El mundo ha cambiado bastante… Los móviles nos permiten estar conectados desde cualquier lugar. Por una parte, eso es muy útil: si necesito consultar mi email, ver lo que hemos vendido hoy, escanear un documento, hacer una transferencia desde mi banco, leer las últimas noticias económicas…todo lo tengo al alcance de mi mano. Realmente llevas un ordenador en el bolsillo, no un simple teléfono como llevábamos hace apenas 10 años.

Mi padre: -Pero así no descansáis igual, en mi época te ibas de vacaciones… ¡y te ibas de vacaciones!

Yo: -Como todo, la tecnología tiene sus cosas buenas y malas. Sin embargo, ahora hay opciones para disfrutar del ocio mejor y más barato: comparadores de precios de hoteles, ver el tiempo de toda la semana para no equivocarte en tus planes, mapas de absolutamente todo, puedes comprar y pagar un billete de tren en el último momento, ¡Incluso hay servicios para viajar compartiendo coche!

Mi padre: -No jodas, ¡Tu madre no usaría eso ni loca!

Yo: -Ya. Sí, una de las cosas que permite la tecnología es poner las oportunidades al alcance de todos, cierta democratización… ¿Parece más justo no? Pero sí, como en todo en la vida hay que tratar de buscar el equilibrio. La tecnología produce mucho ruido, visual y mental, que es justo lo que en vacaciones deberíamos evitar, pero, por otra parte, la tentación de estar consumiendo contenidos constantemente es muy alta: redes sociales, chats, vídeos,… No queremos perdernos nada, pero queremos que sea breve y fácil. ¿Otra cañita?”

Mi padre: -Dale. Donde estén las cosas simples…

David Martínez

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*