Chatbots vs personas. ¿El futuro tras la crisis?

Chatbots vs personas. ¿El futuro tras la crisis?
18 junio, 2020 BBB

Los chatbots están más presente que nunca entre nosotros. Estas aplicaciones informáticas basadas en inteligencia artificial, permiten simular una conversación con una persona, obteniendo esta respuestas automatizadas a sus dudas más comunes.

Móvil sobre una mesa con un chatbot abierto

Todos hemos llamado a una empresa de telefonía y nos ha atendido al principio una “máquina”, como decimos coloquialmente. Y es que estas aplicaciones tienen cada vez más utilidad como alternativa para la gestión de la atención al cliente.

Si bien, su uso se limita cuando en la conversación entran cuestiones emocionales atribuidas únicamente a las personas.

¿Cómo funciona un chatbot?

Un bot es un software de inteligencia artificial capaz de realizar por su cuenta y sin ayuda de una persona, una serie de tareas.

Móvil sobre fondo amarillo con bocadillos que contienen distintas expresiones

Aunque el desarrollo de esta tecnología está permitiendo mayor nivel de perfeccionamiento y complejidad, los chatbots son un tipo de bot que interactúa con el usuario manteniendo conversaciones sencillas. Alexa, Siri… Estamos cada vez más familiarizados con esta tecnología.

¿Qué beneficios tiene?

El uso de los chatbots permite ahorrar en personal para el departamento de atención al cliente a la vez que facilita la resolución de las principales dudas de los usuarios de forma rápida.

La evolución del desarrollo de esta herramienta hace que el nivel de inteligencia sea cada vez mayor y se pueda mantener una conversación más compleja. Además, este crecimiento también se ve reflejado en las oportunidades de negocio que está creando.

Los chatbots como iniciativa innovadora

La inteligencia artificial, la impresión 3D, el internet de las cosas o la realidad aumentada han forjado sus niveles de importancia a partir de la crisis generada por el coronavirus.

Auriculares con micrófono

Las iniciativas más innovadoras para combatir la pandemia han recurrido a tecnologías como la inteligencia artificial, el big data, la robótica el blockchain y los chatbots, según apunta un informe muy reciente de Grant Thornton.

Y es que los expertos en transformación digital señalan que las empresas deberán reinventarse y abrazar la innovación para aminorar todos los efectos colaterales a nivel económico y social que pueda traer consigo las consecuencias de la pandemia.

Chatbots oficiales en la pandemia

Esta tecnología de conversación virtual ha servido de gran ayuda a las instituciones para evitar los colapsos en las centralitas de atención al cliente y  para ofrecer información instantánea sobre los temas de salud que más están preocupando a los ciudadanos durante la pandemia.

La inteligencia artificial es capaz de almacenar respuestas, pero no llega a intervenir en respuestas emocionales.

Muchos de ellos han estado disponibles en aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Facebook Messenger y sus informaciones estaban relacionadas con cuestiones médicas o con detalles prácticos sobre medidas de comportamiento durante el confinamiento.

El uso es muy sencillo ya que, una vez añadido el contacto, se puede iniciar una conversación con el chatbot preguntando en qué nos puede ayudar para que nos ofrezca una lista de temas que puede tratar.

El límite de las conversaciones robotizadas

Sin duda, los chatbots logran poder resolver dudas al instante y sin necesidad de contar con personal para ello. Por eso este momento de cambios obligados que nos está tocando vivir han abierto una puerta favorable a la implementación de esta tecnología en las empresas. No obstante, asalta una duda. ¿Hasta dónde la máquina puede resolver todo?

Chico trabajando en un call center

Hasta ahora, la inteligencia artificial es capaz de almacenar respuestas, pero no llega a intervenir en respuestas emocionales. La prueba la tenemos en que cuando llamamos a una empresa de telefonía y la conversación se torna más compleja, acaba completando la operación un agente telefónico.

Los profesionales de la inteligencia artificial aseguran que por el momento el calor humano, la comunicación no verbal o la implicación emocional, no podrá ser sustituido por un robot. Si bien, el uso de chatbots o todo sistema automático aporta altas capacidades de rendimiento y productividad en un mundo cada vez más contagiado por las prisas.

¿Y tú, qué crees? ¿Qué opinión te merece este crecimiento de los chatbots para resolver cuestiones al instante?

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*