Cómo puede un CEO amortiguar el efecto de la crisis

Cómo puede un CEO amortiguar el efecto de la crisis
12 noviembre, 2020 BBB

Muchos dirán que es muy sencillo hablar de amortiguar la crisis cuando se trata de una recesión que ha afectado y sigue afectando en mayor y en menor medida a todos los sectores empresariales.

El CEO de una empresa tomando anotaciones en un cuaderno junto a un ordenador

Lo cierto es que de la labor que hagan los CEOs hoy, dependerá en gran medida el fortalecimiento y la resistencia de las organizaciones mañana. Este artículo pretende ser una guía, una recopilación de consejos que pueden seguirse a pies juntillas o simplemente tomarse como idea.

Un liderazgo resiliente tiene que ser común a toda compañía para que el golpe sea más leve.

Resiliencia en un CEO, el primer arma

A la hora de afrontar una crisis, cada empresa tiene sus particularidades aunque un liderazgo resiliente tiene que ser común a toda compañía para que el golpe sea más leve. El objetivo real es saber que en una situación de vulnerabilidad como en la que nos encontramos, el factor humano debe ocupar el centro, porque será el detonante para forjar un buen compromiso.

Chica CEO de una empresa trabajando en su ordenador

Un CEO debe actuar con corazón y cabeza. Contar con la empatía para entender a su plantilla y a los clientes, a la vez que debe ser racional para hacer frente al rendimiento económico. En este sentido, trabajar la asertividad supondrá desarrollar la capacidad de mantenerse firme sin dañar las capacidades del resto. 

La persona sobre la que recaiga la dirección debe atenerse a unas decisiones y al dibujo de un futuro real a corto plazo. Alejarse de objetivos que prácticamente puedan parecer una utopía repele más al ecosistema laboral. Aquí también es importante una fuerte inyección de transparencia sobre la realidad. Y, por supuesto, la persona que ostente el liderazgo empresarial tiene que ser capaz de tomar decisiones argumentadas y estudiadas en un corto periodo.

El CEO focalizado en el capital humano

Como hemos mencionado, en esta situación que personal y laboralmente nos afecta a todos, el liderazgo empresarial cobra mucha importancia. Es una de las cosas que hemos aprendido en recursos humanos desde que el coronavirus irrumpió en nuestras vidas.

Esta crisis sanitaria y económica ha revelado la necesidad de remar hacia una cultura resiliente, donde el equipo esté preparado y motivado para los cambios, sin que esto afecte en alto valor númerico a la productividad y rendimiento de la organización.

Dos personas firmando unos papeles

Proteger el rendimiento financiero

En este sentido, queda claro que proteger el capital humano es una prioridad. No obstante, el CEO de una empresa debe tener siempre sobre la mesa las novedades del rendimiento financiero y tomar decisiones firmes basadas en la evidencia. 

Por ello, es importante que centralice la toma de decisiones para lograr consistencia, velocidad y firmeza. También deberá articular los diferentes escenarios económicos en los que la compañía se moverá y preparar a la organización para obstáculos más fuertes e impedimentos más livianos. Esto le permitirá predecir el impacto financiero de cada una de las circunstancias.

También un CEO tiene que saber identificar qué productos, servicios o clientes no están aportando un beneficio considerable en la situación en la que nos encontramos, para intentar buscar otras alternativas.

En definitiva, el propósito de resiliencia tiene que permanecer firme en cualquier compañía en estos momentos. Solo con un plan definido que admita cambios, pero no afecten con agresividad en la rutina empresarial, la salida de la crisis puede ser más óptima. Tú que estás leyendo esto, ¿qué estrategia has diseñado o estás llevando a cabo en tu empresa?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*