La desconexión del trabajo durante las vacaciones

La desconexión del trabajo durante las vacaciones
16 agosto, 2018 Fran

Desconectar en vacaciones

Llegó la época del año dónde una de las frases más oídas a compañeros, familia y amigos es: Me voy de vacaciones, voy a desconectar del trabajo”.

Después de muchos meses sometiendo a nuestro cuerpo y, sobre todo, a nuestra mente a una rutina en ocasiones estresante; madrugando con el despertador, realizando múltiples tareas a lo largo del día para cubrir obligaciones de todo tipo, laborales, familiares e incluso otras nuevas que asumimos, etc., llega el momento de romper ese ritmo cambiando la rutina.

Nuestro cuerpo y mente necesitan descansar, reponer fuerzas y recargar la batería, desconectando del trabajo y aprovechando al máximo nuestro tiempo de vacaciones.

Vacaciones versus desconectar

  • El término “vacaciones” procede del latín vacatio que significa dispensa, exención o, del verbo vacare que significa estar libre, desocupado, es decir, estamos dispensados de ir al trabajo o tenemos días libres y no vamos a trabajar.
  • “Desconectar” implica interrumpir la conexión o relación que tiene una persona con una cosa.

De ambas podemos inducir que estar de vacaciones no tiene por qué ser igual a desconectar.

La desconexión del trabajo durante las vacaciones

En vacaciones debemos desconectar del trabajo para conseguir un bienestar físico y mental. Físico, porque el cuerpo necesita descansar y recuperar fuerzas. Mental, porque nuestra mente debe liberarse y despejarse del esfuerzo realizado a lo largo del año.

Desconectar del trabajo es un momento de cambio

Para desconectar debemos llevar a cabo un cambio radical de actividad y, en ocasiones, de lugar y de compañía o realizar actividades que interesen a todo el grupo (familia o amigos) de modo que nos sea más fácil cortar con la rutina anterior. Si no hay un cambio de actividad respecto al tiempo de trabajo es porque seguimos “conectados” al mismo por otros motivos y a través de diferentes dispositivos móviles con email, redes sociales, etc. Las nuevas tecnologías dificultan la desconexión vacacional.

Algunos psicólogos laborales opinan que esto ocurre porque no estamos involucrados en vivir el momento presente, el “ahora”, disfrutando al máximo con cada pequeña cosa que hacemos. Pasamos la mayor parte del tiempo pensando en el futuro o en el pasado, olvidando el presente.

La desconexión del trabajo durante las vacaciones

Lo más importante no es el tiempo que estás de vacaciones sino cómo lo disfrutas. En ocasiones, en un simple fin de semana largo se puede desconectar, eso sí, todo depende de la capacidad para desconectar que tenga la persona.  Según un estudio de Randstad, los altos directivos y directivos son los trabajadores que menos desconectan, en concreto, el 53,8% de este tipo de perfiles no lo consiguen.

Si somos conscientes de que nos cuesta desconectar, es bueno que aprendamos a poner límites y nos fijemos algún objetivo a conseguir durante las vacaciones.

Desconectar del trabajo: ganas tú – gano yo

Disfrutar las vacaciones unido a un descanso de calidad desconectando del trabajo, nos permitirá regresar totalmente renovados e incide directamente en la productividad. Por otra parte, tiene múltiples ventajas para el empleado y para la empresa y se puede resumir en Ganas tu – Gano yo.

La desconexión del trabajo durante las vacaciones

Cuando realmente desconectamos y disfrutamos de un auténtico periodo de descanso de calidad, todo se ve desde un punto de vista más optimista. Es como usar gafas con cristales rosas o ver el vaso medio lleno y, de manera mágica, todo cambia. Cualquier cuestión se afronta con unas ideas más claras, las nuevas ideas fluyen en la mente, somos más creativos y capaces de afrontar cada día con una actitud muy distinta.

La desconexión nos permitirá regresar al trabajo con una energía renovada, con nuevas ideas y con más fuerza e ilusión para afrontar una nueva etapa de trabajo en la que seremos más productivos, estaremos más motivados y daremos lo mejor de nosotros mismos mejorando el clima laboral y el funcionamiento de la empresa.

Al contrario, según afirma Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad:

“Desconectar en vacaciones es un hecho más importante de lo que nos puede parecer a priori. Tras un largo periodo de trabajo, si el profesional no logra descansar un mínimo de tiempo, su productividad descenderá, siendo perjudicial tanto para la empresa como para el propio trabajador. Es importante que no sólo el profesional sea consciente de este hecho, sino que la propia empresa evite contactarle para lograr así una desconexión completa y conseguir que el trabajador regrese con un rendimiento pleno a su vuelta del periodo estival”.

En conclusión, queridos amigos, vivir el presente desconectando del trabajo y disfrutar de unas muy merecidas y felices vacaciones.

 

Marisa Sempere

Responsable de Calidad

 

Descárgate la guía: "Secretos para Incrementar las Ventas"

pdf de innovación
Suscribete a nuestra newsletter para descargar el pdf.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*