España no desconecta durante las vacaciones

España no desconecta durante las vacaciones
9 agosto, 2018 Fran

Las nuevas tecnologías dificultan la desconexión vacacional

Se encuentra usted de vacaciones con su pareja delante de un paraje de montaña de gran belleza, confortablemente sentada y disfrutando de una temperatura perfecta. Los niños se quedaron con los abuelos en la playa. Nada le distrae de ese estado de desconexión perfecta… o casi.

Porque usted lleva un móvil en el bolsillo de su magnífico pantalón de montaña, recientemente adquirido en una gran tienda de deporte, o en la mochila, junto con la cámara de fotos.

Los dispositivos electrónicos de comunicación, muy especialmente los móviles, ya forman parte de nuestro yo y no nos abandonan para casi nada. Personalmente, creo que solo les falta ser completamente acuáticos para poder acompañarnos también en la ducha o cuando nos bañamos en la playa (y seguro que esto no queda ya muy lejos).

España no desconecta durante las vacaciones

Nadie discute la inmensa utilidad de estos aparatos, que es la que les ha permitido esclavizarnos sin apenas resistencia y ser casi tan necesarios como un brazo o una pierna; sin embargo, como en todo lo que tiene cosas buenas, asoma un lado oscuro amplio y con muchas aristas.

Más allá de la simple dependencia del dispositivo como tal, de las servidumbres de las redes sociales, de los usos más que discutibles que sombras del mundo virtual quieren hacer de nosotros o de nuestros menores y de un importante resto de casos, en general considerados poco deseables por los conocedores de la mente individual y social, hay un aspecto que merece una discusión en estas fechas: la facilidad que nos presta para mantener los vínculos con el trabajo o la dificultad para desconectar del mismo, si desconectar de algo es apartarlo de nuestra cabeza por completo.

Las cifras de la falta de desconexión vacacional

Según la Encuesta Adecco sobre Desconectar del Trabajo en Vacaciones, llevada a cabo en 2017, aproximadamente un 50% de los trabajadores consulta su correo corporativo durante su periodo de descanso y hasta un 60% atiende llamadas de trabajo en ese tiempo. Son cifras que dan que pensar. Algo falla, sin duda, habida cuenta de que el descanso vacacional supone, en total, menos de un 10% de la jornada laboral anual.

España no desconecta durante las vacaciones

El problema de la falta de desconexión recuerda un poco al trabajo multitarea que muchos de nosotros realizamos habitualmente: genera ineficiencias de cambio. Cuando pasamos de un proceso a otro completamente diferente, precisamos un tiempo de adaptación hasta poder hacernos cargo. Esta adaptación pasa por retomar los antecedentes de la tarea nueva que acabamos de asumir, de suerte que estemos en condiciones de crear nuevo valor sobre ellos. Esto significa que cada vez que “cambiamos de tercio”, perdemos una pequeña (o no tan pequeña) cantidad de tiempo.

Pues bien, lo mismo sucede con las “reconexiones” vacacionales. Atender una llamada de 5 minutos o leer los correos durante 10, no cuesta 5 o 10 minutos, sino probablemente horas, hasta que retomamos, primero, y olvidamos, después, los asuntos sobre los que hemos puesto a nuestro cerebro a trabajar. Conforme con mi experiencia, el 95% de dichos asuntos no es urgente y puede esperar a nuestra vuelta.

Ahora bien, según con el mismo estudio de Adecco mencionado más arriba, la mitad de los encuestados que consultan el correo (que recordemos que suponían cerca de un 50% del total), lo hacen 1 o dos veces al día. Imaginen todo el tiempo de descanso que se está perdiendo por este efecto de ineficiencia de cambio de ocupación mental, entre trabajo y ocio. De hecho, en el caso de consultar el correo 2 veces al día, haciendo un par de suposiciones y un cálculo rápido, podemos hablar de unas vacaciones “efectivas” de 14 días hábiles. Es decir, que estaríamos perdiendo un tercio de nuestro descanso.

España no desconecta durante las vacaciones

Mírenlo así: Sufrimos una falta de “productividad de descanso”.

5 consejos para mejorar la desconexión en vacaciones

El problema de la falta de desconexión es, fundamentalmente, cultural y tiene parte del origen en la cultura de la empresa. Pero también en la asunción del trabajador de un exceso de prurito o responsabilidad. Le hacemos 5 recomendaciones para mejorar este año su desconexión vacacional:

  • Planifique sus vacaciones con tiempo: y deje sus asuntos cerrados. De este modo tendrá menos tentaciones de consultar el correo corporativo durante su descanso.
  • Mentalícese: si hay algo realmente importante y urgente, alguien contactará con usted como sea. Si no consulta su correo todos los días, seguramente no se hunda la empresa.
  • Y en este empeño, plantéese metas alcanzables: si le parece imposible desvincularse por completo de su trabajo, al menos intente visualizar un escenario con una vinculación de menor intensidad.
  • Comunique sus vacaciones a los interlocutores más relevantes en su trabajo: de este modo, se reducirán significativamente las comunicaciones.
  • Y sobre todo, concéntrese con ahínco en sus importantes labores de ocio o de no hacer nada. Es donde debe poner el foco de productividad en esta época.

 

José Manuel Acón

Transformación desde la Innovación

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*