¿Qué hemos aprendido en recursos humanos tras la COVID-19?

¿Qué hemos aprendido en recursos humanos tras la COVID-19?
9 julio, 2020 BBB

Desafortunadamente ha tenido que llegar a nuestras vida una pandemia global para que valoremos algunos aspectos del día a día por el que pasamos de puntillas o ni siquiera le prestamos la atención necesaria.

Neón que dice "Go up and never stop" como mensaje clave en los recursos humanos

Afortunadamente y uniéndonos a una generalización, esta situación nos ha permitido extraer claves positivas también. En el terreno laboral hemos puesto en valor determinados sectores o departamentos dentro de las empresas y gracias a ellos muchas personas y organizaciones han podido seguir llevando a cabo su labor.

En un post anterior, hablábamos sobre la relevancia que ha tomado el CIO en las empresas, durante la pandemia. Si bien, el departamento de recursos humanos se ha situado en primera línea para afrontar los nuevos retos que ha traído consigo esta crisis.

Fomentar una cultura resiliente es la nueva asignatura pendiente.

Lecciones que marcarán un antes y un después en recursos humanos

Esta situación global por la que estamos pasando, ha dado unas lecciones para aquellas personas que gestionan la actividad que ocupa un tercio de las horas del día a día.

La primera y más reseñable de todas las enseñanzas ha sido el teletrabajo. Hasta el momento, el teletrabajo lo ejercía un 5% de la población ocupada. En esta crisis hemos observado cómo esta herramienta útil ha ganado terreno. Este cambio forzoso ha dejado ver que los empleados han podido rendir como si estuvieran en la oficina.

Chico teletrabajando desde su casa

En suma, la implementación rápida del teletrabajo ha instado a las empresas a pensar en que necesitan herramientas que hagan la transición más fácil. Por eso, las dudas sobre la transformación digital de las organizaciones se van a ir diluyendo tras lo vivido durante esta crisis.

El teletrabajo lo ejercía un 5% de la población ocupada.

El liderazgo empresarial, la clave

Otro aprendizaje obtenido es la necesidad de liderazgo que tienen las compañías. En cada empresa tiene que haber líderes formados que sean capaces de guiar al resto del equipo en los peores momentos y también en las situaciones buenas, para seguir creciendo.

La persona líder tiene que contar con una buena base de compromiso, transparencia, solidaridad, ánimo y fortaleza mental. Su capacidad de reacción y la facilidad para comunicarse de forma asertiva también son habilidades esenciales de quienes ejercen el liderazgo empresarial.

Hacia una cultura resiliente

Durante este tiempo hemos aprendido a tener paciencia y resistencia antes los objetivos rápidos que se nos ha impuesto. Nos llevamos como lección que ante la adversidad, no hay que rendirse. Por eso, la crisis del coronavirus ha dejado claro que es necesaria una planificación, previsión y sobre todo una ejecución de medidas preventivas por si suceden hechos extraordinarios. Fomentar una cultura resiliente es la nueva asignatura pendiente de los rrhh y las organizaciones.

Pared con la palabra UP como metáfora resiliente

Prioridad y comunicación con los empleados

Las personas que están en el departamento de recursos humanos nos solucionan asuntos burocráticos pero también muestran y mostrarán su lado más humano, sobre todo en el nuevo rumbo que tomarán las relaciones laborales con esta crisis de la covid-19.

Una comunicación transparente y asertiva con los empleados, teniéndolos como prioridad, es totalmente necesaria. Es un bueno momento para desarrollar un liderazgo basado en la empatía que logre conectar con todos. Un buen rumbo sería invertir en programas de motivación que ayuden a los empleados a solucionar problemas que afecten al trabajo diario.

Chico sonriente hablando por teléfono mientras teletrabaja

Videollamadas más allá de lo formal

Durante este tiempo hemos comprobado que para seguir manteniéndonos al día es imprescindible realizar reuniones virtuales. En el plano formal está muy seguir teniendo ese contacto más allá de las líneas de correo electrónico o mensajería instantánea. No obstante, realizar videollamadas informales para saber cuál es el estado de ánimo de la plantilla de trabajadores es una práctica que deberíamos seguir manteniendo en las empresas tras el confinamiento, ya que se trata de un aspecto clave para afianzar el compromiso.

¿Qué más destacarías tú sobre lo que hemos aprendido durante este nuevo tiempo que estamos viviendo? ¿Cuál será el rumbo de los recursos humanos a partir de ahora?

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*