El teletrabajo aumenta el tecnoestrés. ¿Cómo lo rebajamos?

El teletrabajo aumenta el tecnoestrés. ¿Cómo lo rebajamos?
26 noviembre, 2020 BBB

El teletrabajo también roza esa fatiga laboral que acaba convirtiéndose en estrés. En este caso sería tecnoestrés. Nuestro trabajo, nuestras reuniones, nuestros encuentros más distendidos… Todo se ha digitalizado de manera muy rápida en estos últimos meses, lo que ha hecho que el trabajo a distancia sea otro de los causantes del tecnoestrés.

Chico estresado con el teletrabajo

Si en 2019 el Instituto Nacional de Estadística recogía que solo el 4,8% de los españoles teletrabajaban, ese dato aumentó considerablemente a raíz del confinamiento domiciliario como medida para doblegar la curva del coronavirus.

El tecnoestrés del trabajo a distancia

En pocos días tuvimos que cambiar la oficina por el salón de casa o incluso por las habitaciones (una práctica poco recomendada al ser un sitio de descanso). Todo esto podía resultar ventajoso: no había que madrugar tanto, podíamos estar con ropa cómoda, teníamos la comodidad del hogar, no necesitábamos recurrir a tuppers….

Mujer pensativa con mascarilla

No obstante, el home office, como se le conoce con el término anglosajón, también tiene su cara B. Y es que el tecnoestrés ha aumentado. Con esto nos referimos a la ansiedad que aparece cuando el desconocimiento de la tecnología o las dificultades técnicas nos acechan.

Desde la oficina un problema técnico se resolvía pidiendo ayuda a un compañero. Ahora también podemos hacerlo, pero la soledad del teletrabajo hace que gestionemos los obstáculos de forma diferente.

La casi imposible desconexión digital

Este tipo de estrés también ha tocado las edades tempranas, pues las nuevas formas de afrontar la educación de niños, jóvenes e incluso adultos ha hecho que en ocasiones no se cuente con el material necesario para seguir las clases como se hace y se hacía de forma presencial.

Con todo, tenemos que hacer hincapié en la nula desconexión digital que vivimos día a día. El teletrabajo ha provocado que muchas personas no logren desconectar del todo y sigan trabajando desde sus smartphones o alarguen su jornada hasta horas poco productivas.

Chico tocándose la cara por la fatiga

Consejos para un trabajo remoto saludable

Ante este estrés que provoca el uso continuado de la tecnología, debemos poner soluciones.

  • Organiza tu rutina laboral con un horario regular, pero con cierta flexibilidad. Que sea adaptable no implica que tenga que alargarse notablemente. Se trata de ser prácticos y eficientes.
  • Separa el espacio de trabajo del resto de la casa que sirva de lugar de descanso. Apuesta siempre por luz natural y por una silla cómoda.
  • Realiza pausas regulares, pausas cortas y frecuentes. Lo ideal es dedicar esos minutos a pasear por la sala y descansar la vista.
  • Por cada hora de trabajo, tómate unos cinco o diez minutos para esas pausas.
  • Desconecta tras el trabajo e invierte tu tiempo en ocio, deportes e incluso en pasar un rato con los amigos y la familia. Tras cerrar el ordenador pecamos en consultar WhatsApp y nuestras redes sociales. Lo mejor es hacer esperar este momento y no dedicar el tiempo inmediatamente después.

El teletrabajo es una modalidad de trabajo que está permitiendo que a día de hoy muchos negocios sigan funcionando o que incluso muchas organizaciones ahorren en costes y puedan invertir en más productividad ahora que una crisis nos acecha. No obstante, debemos tener en cuenta esta cara B para que no nos supere y sigamos disfrutando de los múltiples beneficios del trabajo a distancia.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*