Fondos europeos al servicio de las empresas  

La Comisión de la Unión Europea cerró un acuerdo para el presupuesto 2021-2027 el cual asistirá a la recuperación de los países europeos tras la crisis causada por la pandemia apoyando a su vez a la inversión en proyectos de transición climática y transformación digital. El Consejo Europeo definió un paquete global de fondos europeos de 1,82 billones de euros, que abarca el nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP), el Fondo de Garantía del BEI y otras medidas extraordinarias agrupadas en el Plan Europeo de Recuperación Next Generation EU.

Central Business District in Singapore.

Condiciones de acceso a la financiación

En los siguientes seis años, con el objetivo de recomponer el panorama empresarial y todos sus daños económicos y sociales, España recibirá ayudas del fondo del plan de recuperación Next Generation EU. Dicho cual basará sus principales líneas de criterio de asignación de financiación en las áreas de digitalización, sostenibilidad, cohesión social e igualdad, intentando ayudar a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París y la Agenda 2030 determinados por las Naciones Unidas (ONU) y fomentando también una transición hacia una economía verde, la igualdad de género, la cohesión territorial y social y, especialmente, la digitalización como ejes transversales del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia elaborado por el Gobierno.

Sin embargo, optar a estas ayudas requiere unas exigentes condiciones para su asignación. Además, a finales del 2022 ya tienen que estar adjudicados el 70% de los fondos; por lo que es de vital importancia acelerar los procesos y preparar toda la documentación requerida para la inscripción a la convocatoria de financiación de este fondo de la manera más rápida y menos compleja posible.

A estos fondos, pueden optar desde proyectos activos públicos y privados, como proyectos PERTE, incluidas PYMES y startups.

Palanca para la transformación

Es indispensable aprovechar los fondos europeos como palanca para una transformación estructural y a largo plazo de la economía. Para ello, el diseño de una buena estrategia que haga que la Comisión Europea califique nuestros proyectos como prioritarios y óptimos ha de ser una prioridad si que quiere optar a la adjudicación de estos fondos. Igualmente, se ha de aprovechar esta oportunidad como aliciente y ayuda al cambio de los modelos clásicos estructurales españoles, donde encontramos dificultad de comunicación y coordinación entre territorios, así como en el sistema político actual y la controversia que hay en estas instituciones públicas causadas por los diferentes partidos políticos.

No Comments

Post A Comment