Creemos firmemente en que el enfoque experiencial del cliente se ha impuesto en todo tipo de sectores empresariales y económicos, tanto en negocios B2B como B2C. La gestión de la experiencia es un paso necesario en la orientación hacia el cliente. Los productos son tangibles, los servicios son intangibles y las experiencias, memorables, esto es, porque las experiencias ocurren en las mentes y en los corazones de los clientes.

 

Esta centricidad en el cliente que deviene del enfoque experiencial tiene indudables ventajas. Las compañías que son capaces de gestionar con éxito la experiencia de sus clientes de un modo integral reciben grandes recompensas: mayor satisfacción del cliente y de los empleados, menor rotación de personal y mayores ingresos.

¿CÓMO LO HACEMOS?

1

Diseño específico del Customer Journey de la empresa alineado con sus objetivos

2

Puntos de dolor (painpoints) en la relación con nuestros clientes

3

Identificación de los clientes | Buyer Personas

4

Indicadores asociados a los momentos de la verdad y puntos de contacto (touchpoints) | Introducción del análisis emocional (sensaciones y sentimientos) con el cliente

5

Relación de los datos de negocio con las fuentes de la organización (CRM, ERP, etc.)

6

Parametrización de la plataforma digital de gestión de la experiencia del Cliente

BENEFICIOS PARA TU EMPRESA

Adaptación de productos y servicios a las necesidades y demandas del cliente.

Implementación de nuevos procesos o formas de trabajo.

Optimización en el «time to market».

Mejora en las valoraciones de la marca.

Mayor retención de clientes claves.