¿Se han olvidado las empresas de la salud mental?

Según la Organización Mundial de la Salud, la mitad de la población mundial sufre alguna enfermedad mental a lo largo de su vida. Esto lleva un tiempo repitiéndolo, pero ha sido ahora, tras la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, cuando el concepto salud mental está cobrando más y más fuerza. 

Durante un largo periodo de tiempo hemos visto restringidas nuestras relaciones sociales y nos hemos enfrentado a unas medidas de excepción que no han tenido precedentes. Los efectos en la salud mental que ha provocado la pandemia unido al cambio de rutina empresarial por el impulso del teletrabajo, entre otras cuestiones, se han hecho notar en el terreno organizacional. 

La salud mental, protagonista tras la pandemia

La Organización Internacional del Trabajo realizó un estudio en 2020 donde se señalaba que el 60% de los empleados sufría ansiedad o depresión. También destacaba que los días no productivos son una consecuencia de los malos efectos del estrés en la salud de los trabajadores. 

Además, los expertos aseguran que una deficitaria salud mental no solo afecta a los trabajadores de forma individual, sino que se extiende al rendimiento global de la empresa. ¿Por qué? Porque se da una pérdida de productividad e incluso crece el absentismo. También de cara a los clientes, un estado de ánimo negativo en la plantilla puede proyectarse y generar una reputación nada deseada para la compañía. 

En referencia a esto último, el diario El Economista señala un dato importante: las ventas de una organización que tiene a los empleados felices ascienden por encima del 30%. 

La visibilidad de la salud mental

Que últimamente se le esté poniendo nombre y apellidos a esto que ocurre en las plantillas de trabajadores tiene un punto muy favorable. Los departamentos de Recursos Humanos están prestando mayor atención a este tipo de cuestiones y están llevando a cabo estrategias para mejorar el bienestar del capital humano

¿Se han olvidado hasta ahora las empresas de la salud mental? Por el momento no se puede dar un sí con rotundidad. La realidad es que ha sido tras esta situación de vulnerabilidad que hemos vivido a nivel mundial cuando las organizaciones se han dado cuenta que el rendimiento de la plantilla y de la empresa en general depende y mucho, de una buena salud mental. 

Lo que hay que tener en cuenta en las empresas

Ante este panorama, las organizaciones no tienen otra opción que empezar a priorizar más todo lo relacionado con la salud mental de los equipos. En un mundo tan cambiante, en unos entornos profesionales en los que conviven generaciones distintas con sus propias necesidades, es imprescindible focalizar en este punto. ¿Qué hay que hacer?

La salud mental como prioridad

Todas las áreas de una empresa, incluida la dirección, deben participar de la adopción y aplicación de medidas que aboguen por una salud mental fuerte en el terreno laboral. 

Recursos Humanos como puente de conexión

Las personas que dirijan los departamentos de recursos humanos servirán de puente de conexión entre empleados y superiores. Serán las encargadas de gestionar un enfoque más preventivo y abierto a abrazar toda cuestión relacionada con el estado anímico de la plantilla. 

Formar para prevenir

Es esencial educar a las personas que ostenten el liderazgo en la detección de problemas de salud mental. Sobre todo es interesante una formación vinculada a leer las señales en los ambientes de teletrabajo, porque es muy complicado ver los síntomas cuando una distancia física te separa. 

Espacio seguro

La plantilla de trabajadores debe contar con un espacio en el que expresar cómo se sienten con total confianza y sinceridad. Las personas que lideren los departamentos deben hacer ver al resto que pueden pedir ayuda. 

En definitiva, la salud mental ha dejado de ser un concepto a ojos de la sociedad y ha pasado a visibilizarse y materializarse más. Las empresas saben que las formas de trabajar han cambiado y las maneras de relacionarse con el personal también. Por eso, es importante empezar a focalizar en una buena dirección. 

No Comments

Post A Comment