Performance Management: pasos para lograr una estrategia eficaz

performance manager

Performance Management: pasos para lograr una estrategia eficaz

La gestión eficaz del desempeño de los colaboradores de una organización ayuda a las empresas a llegar a sus objetivos de manera eficiente y resaltar todo el potencial de los trabajadores. Para mejorar el rendimiento de los trabajadores, el proceso de Performance Management consta de establecer objetivos, evaluar el desempeño y designar incentivos.

Principales objetivos del Performance Management

Además de la mejora continua del desempeño de los trabajadores, el objetivo del Performance Management es permitir que las empresas mantengan la competitividad y crezcan de manera sostenible. Pero, no solo el rendimiento de los empleados individuales juega un papel importante aquí, también el de la fuerza laboral que componen los departamentos, ya que se están adoptando metodologías enfocadas al teamcentric. Esto va a requerir que la estrategia institucional se combine con la planificación operacional, los procesos y el control de costes. De este modo, aumenta la eficiencia y mejora la gestión del tiempo, con el objetivo de evolucionar con un modelo de empresa más eficiente.

Pasos para lograr una estrategia de 10 en Performance Management

Etapa de Análisis

Como todo tipo de proceso donde se va a llevar a cabo la implementación de una estrategia, se debe de definir el estado actual de la empresa y planificar los objetivos a los que se quiere llegar.

Objetivos para toda la plantilla de la empresa. Estos objetivos pueden ser determinados para que sean de diferente tipo. Pueden acordarse una vez año o a intervalos más cortos. También lo ideal sería que los objetivos estén definidos según el conocido método SMART:

  • Medibles
  • Específicos
  • Alcanzables
  • Relevantes
  • A tiempo

Evaluación de procesos

La evaluación del desempeño no es lo mismo que el Performance Management, pero van de la mano. Se realiza a intervalos regulares y existen tres formas de llevarlo a cabo. La primera manera es la horizontal por los compañeros de trabajo. Evaluaciones donde se organicen reuniones mensuales para exponer feedbacks y mejoras, la segunda de superiores a trabajadores y, por último, feedback de 360 grados realizada por múltiples evaluadores. En esta evaluación se obtienen los mejores resultados. Se trata de un feedback 360 formado por los superiores y el resto de los compañeros, estos analizan el desempeño de los individuos evaluados. Al final, los resultados se comparten con el departamento de RRHH para implementar mejoras en el desarrollo de la plantilla.

Implementación de mejoras

Para asegurar un alto grado de implicación de cada uno de los trabajadores, debemos analizar, diseñar y optimizar los resultados obtenidos e indagar donde se encuentren fallos.

Puede darse el caso que, el desempeño de nuestros empleados no esté siendo exitoso, por lo que podemos implementar sistemas para controlar e intentar amortizar los objetivos que están establecidos.

Los incentivos son una buena herramienta para potenciar la motivación y desempeño. De esta manera aportamos valor en la dirección que queremos llevar las tareas a desempeñar por la plantilla y obrando para que el desarrollo de la actividad del trabajador sea prometedor. Estos estímulos pueden ser de manera retributiva o de inmateriales tales como reconocimientos y condiciones de trabajo favorables.

No Comments

Post A Comment