¿Vivimos en una innovación permanente?

Cada día hay nuevas demandas y tendencias a la que adaptarse, las empresas que no lo consiguen se quedan fuera. Nuevos servicios, nuevos productos, nuevos procesos de producción… La tecnología avanza, y el mundo empresarial con él.

La transformación digital conlleva una transformación del puesto de trabajo. Si los empleados se sienten cuidados, los clientes serán cuidados por los empleados. En la mayoría de los casos, esta transformación empresarial centra su base en la actitud y tenacidad con la que se realiza, no tanto en una cuestión económica. Además, los procesos de innovación en transformación digital requieren de gran constancia y esfuerzo para que las empresas los hagan suyos como propios.

Al igual que el proceso de aprendizaje personal, las empresas deben establecer unos procesos continuos y repetitivos para asimilar el conocimiento y pasarlo de explícito a implícito, es decir, desarrollar procesos en pro de la innovación sin llegar a pensarlo, sino simplemente por pura mecánica. Esto sólo se consigue, repitiendo una y otra vez los procesos.

El resultado de la innovación suele ser una ventaja competitiva, es decir, una característica de nuestra empresa que nos permite tener una condición de ventaja sobre nuestra competencia de forma sostenible en el tiempo, y además defendible.

Beneficios de la innovación empresarial

 

        1. Reducción de tiempos de producción a medio y largo plazo

En la mayoría de las ocasiones, una gran empresa decide invertir en la innovación de procesos es por su alta rentabilidad tanto a medio como a largo plazo. Los procesos se aceleran y la principal razón de este rápido ROI es que la innovación de procesos reduce el tiempo de dedicación de los empleados dejando a los talentos que realicen un mayor número de tareas en el mismo tiempo de trabajo.

        1. Mejora de la productividad y efectividad del equipo humano de trabajadores

Una vez que los empleados completan el aprendizaje del nuevo software implementado en los procesos, se produce un aumento de su eficacia y productividad. Esta mayor productividad no solo reduce los plazos de realización de los proyectos, si no que también sirve como elemento de motivación del personal que siente que puede realizar el mismo trabajo que antes en mucho menos tiempo y con los mismo e incluso mejores resultados.

        1. Prevención de pérdidas económicas producto de los errores humanos

En todas las empresas se dan a menudo errores humanos, fallos producidos por la presión de los plazos, el exceso de carga de trabajo, estrés laboral.. etc. Estos fallos humanos son inevitables y, en muchas ocasiones, suponen la pérdida de una gran cantidad de dinero. Sin embargo, con la innovación de procesos, basados en la automatización de procesos previamente programados, hace que mucho es que estos errores humanos se vean reducidos en gran medida.

Las Deducciones Fiscales al servicio de la innovación y la tecnología

 

Además de gran cantidad de ventajas a favor, la organización, puede beneficiarse de una serie de Deducciones Fiscales.

Este incentivo puede llegar a ascender hasta el 67% del gasto invertido en proyectos de innovación I+D+I y un 12% en proyectos IT.

Así, las compañías pueden maximizar sus beneficios obtenidos por la realización de actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica y ayudan a incentivar a que se sigan realizando en un futuro.

Algunas actividades de innovación, en las que siempre tienen que producirse en el ámbito tecnológico del proceso o producto, con posibles de alcanzar una Deducción Fiscal, encontramos:

      • Mejoras en procesos productivos.
      • Incorporación de tecnologías que supongan una innovación para la organización.
      • Novedades en nuevos productos o mejoras sustanciales de los existentes.
No Comments

Post A Comment