Sobrevivir en un futuro VUCA

Hace ya varios años que las organizaciones se mueven en un entorno incierto y cambiante, denominado como entorno VUCA.

Este término fue acuñado al final de la Guerra Fría, en los años 80, por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Responde al acrónimo inglés formado por las expresiones Volatility (V), por lo inesperado; Uncertatinty (U), por lo cambiante; Complexity (C), por lo aleatorio; Ambiguity (A), por la confusión que puede llegar a generar.

 

COVID-19 y el entorno VUCA

 

La actual crisis provocada por la COVID-19 ha generado en las empresas un entorno de gran incertidumbre donde han tenido que adaptar todos sus procesos a la tecnología para poder seguir ofreciendo sus servicios con la máxima eficacia y mantener la competitividad en el sector, un entorno más VUCA que nunca.

 

 

Herramientas para sobrevivir al cambio

 

Una vez dada esta situación, las empresas han de adaptarse a incesantes cambios que afectan a su modelo de desarrollo de actividad y a sus planes estratégicos a corto y largo plazo. Es aquí donde la organización tiene que ser capaz de reconocer y encontrar oportunidades con rapidez, así como actuar ante los imprevistos y saber preverlos.

Para sobrevivir al futuro VUCA, deberán disponer de diferentes herramientas y recursos para hacer frente a estos cambios. El departamento de RR.HH. ha de realizar una Gestión del Talento óptima, donde sea capaz de disponer y seleccionar al personal adecuado y perfectamente cualificado con todos los nuevos recursos tecnológicos. Sin olvidar ofrecer una formación competente y actualizada a sus empleados ya en activo para continuar con el correcto desarrollo de la organización con sus stakeholders. Además, el líder formará un papel primordial en esta situación. Tiene que contar con una seguridad en todos sus mensajes e impulsar una eficaz, constante y coherente comunicación interna que motive a sus empleados y sean capaces de abordar todas las situaciones posibles. No tiene sentido que un líder esté actualizado en las nuevas competencias y no su plantilla, y vicerversa; la organización en su totalidad tiene que estar preparada para un cambio VUCA. Una formación desequilibrada entre todos los empleados sólo conseguirá la desmotivación de los directivos y el distanciamiento con sus equipos, los cuales interpretarán que no son válidos para su trabajo.

 

 

Las soft skills como herramienta clave en el entorno VUCA

 

El desarrollo de las soft skills como la capacidad de adaptación al cambio, comunicación y resolución de problemas, más los conocimientos necesarios que los empleados han de tener en el ámbito de la digitalización de la empresa, actualmente son fundamentales para el desarrollo de cualquier actividad empresarial y su correcta supervivencia en el entorno VUCA. Si no ofrecemos evolución a cada miembro de la empresa en este ámbito, puede tener unas altas consecuencias a todos los niveles. Desde la alteración de la salud mental de los mismos, causada por estrés, ansiedad, desmotivación… entre otras cosas, hasta pérdidas en las ganancias de la empresa por no saber reaccionar ante el problema imprevisto.

Se tiene que generar una cultura organizacional basada en la resiliencia, comprensión, adaptación y confianza, que genere un entorno capaz de enfrentarse a todo.

No Comments

Post A Comment